El Salón es el primer ambiente absoluto presentado por Rafael Barrios en Venezuela y consiste en un ``Muro´´ gigantesco atravesado diagonalmente por un enorme haz de luz que refleja las vibraciones de la música. El muro remite a la noción de frontera, de separación, de límite: geográfico, nacional, lingüístico, ideológico, social, interior… El muro representa el sentido de lo contemporáneo y de la música privada que mantiene su acústica en espacios interiores. A través del muro como objeto Marturet deseaba construir las frases del mundo interior.

Barrios y Marturet organizaron su integración creativa alrededor de un piano y de la obra genérica Volver, volver, volver, cuyos movimientos son exclusivamente pianísticos. Este es el primer instrumento del compositor y su evocación solicitaba un espacio que lo presentara, de donde resulta el Salón, el primer ámbito recreado de Casa Bonita. Desarrollando muy libremente la convocatoria, el artista propone aquí dos elementos opuestos, cruzados en grandes diagonales, en una contrastante figuración que violenta la noción de lo cotidiano. Vibrando sobre el ``Muro´´` está el ``Slash´´ , interceptado el espacio diagonal con su haz lumínico repetidor de las vibraciones musicales, obedeciendo en sus secciones a las frases progresivas de la Serie Fibonacci. El gran piano de concierto está implantado en este ambiente de perspectivas alteradas en su condición de caja de música y nos retrae a la convocatoria original, el Salón de la Casa Sonora.

Curiosamente, Barrios realizó una obra similar a Nueva York, pero en aquella oportunidad la semejanza estaba planteado con una viga de acero que recorría los espacios de una galería. Slash 80 era una obra sólida y a la vez volátil, pesada y ligera, una viga que cortada el espacio y cuyos elementos estructurales básicos – formados por cuatro aristas sostenidas por cuatro guayas – debían ser tensados mediante un proceso de afinación o entonación que seguía las mismas normas de la afinación de las cuerdas de un cello. Éste un vínculo evidente con la música en la medida en que el sonido del instrumento musical era definitivo para mantener la solidez de la viga. ``Además – afirma Barrios- el Slash 80 funcionaba como transmisor de ruidos y vibraciones a través de un sistema de vasos comunicantes. Decidimos incorporar un nuevo `Slash´ para Casa Bonita, un `Slash´ replanteado siete años después, ahora como haz de luz que otorga ligereza y liviandad al muro. Un poco para hacer desaparecer, tachar o anular el bloque y la división que ese muro impone como código; un poco para espiritualizar ese elemento sólido y pesado. En su realización cuento como un neón de treinta metros, cuya segmentación conceptual y estética entre la música y mi trabajo, el cual se fortalece en una dirección teórica que continuaré desarrollando. Con propuestas como ésta: ambientales – musicales – escultóricas, se consolida también el carácter verdaderamente contemporáneo del arte en nuestra época´´. Se proyecta con la fuerza de las construcciones primigenias, haciendo posible lo imposible.

 
Artista Plástico: Rafael Barrios
(haga click para ampliar la imagen)

VOLVER, VOLVER, VOLVER
8 horas de piano acústico

Haga click para escuchar un archivo de audio.

  • Passion Play (Pasion de Tocar, Pasion de Jugar)
  • Nostalgia Automatica
  • Manos, Grillos Y Cuerdas
  • Pajaros
  • Passion Play
  • Alberti
  • LLuvia al Pasado
  • Soliton
  • LLuvia al Presente
  • Fibonacci
  • LLuvia al Futuro
  • Mi, Fa, Sol, Do
  • Alberti
  • El Secreto del Unicornio  
  • Nostalgia del Soliton
  • Passion Play
  • LLuvia, Grillos y Unicornios
  • Alberti
  • Happy Nun
  • Fibonacci
  • Miralejos
  • Soliton
  • Passion Play

           regreso a la página principal | envíanos un email